Portes Gratis Península Pedidos > 59€

Queremos hablar de otro consumible, EL PAPEL, ese gran olvidado a la hora de imprimir y que tanto influye en los resultados y en la calidad de nuestras impresiones.

Papel de calidad

Debemos de prestar atención a la hora de comprarlo, pues un paquete de 500 hojas de papel de alta calidad ronda los 4€ y uno muy regular tirando a malo los 2,5€ (1,5€ que nos pueden hacer ahorrar tiempo, dinero y tinta, si has leído bien)

Muchos clientes me preguntan ¿como es que se ahorra tinta al emplear un papel bueno en vez de malo? ¿pero si la impresora no sabe si está imprimiendo sobre un papel de calidad o sobre uno de los baratos?

Es cierto, no lo sabe, pero si lo saben sus engranajes, rodillos y demás partes mecánicas de la misma...

Un papel con acabado fino y uniforme desgastará menos estas partes internas de nuestra impresora, provocará menos atascos de papel y por tanto menos repeticiones de impresiones (con el gasto de tinta y papel que significa) ...

Al comprar papel para nuestra impresora únicamente nos fijamos en el gramaje (80grs.) y su blancura para calificar un papel como bueno o malo... Fijarnos en el peso del papel está bien, pero en la calidad del papel influyen otras cualidades que nos ahorrarán muchos problemas y dinero:

  • La tinta se corre o emborrona: Durante el proceso de "encolado" se añade cola al papel para evitar que se corra la tinta al imprimir. (en la mayoría de ocasiones no tiene tanta culpa la calidad de la tinta), pues en el proceso de secado y absorción de la tinta, o fijado del toner, la calidad del papel tiene mucho que ver.
  • Blancura: Depende de la calidad de la celulosa, cuando la celulosa es de baja calidad se añade al papel las llamadas "cargas minerales" para ganarle cuerpo. Un grano fino de mineral produce una mayor opacidad y por lo tanto una blancura más elevada. Sin embargo una cantidad alta de cargas en el papel reducen su calidad.
  • Durabilidad: La durabilidad del papel depende de los ácidos empleados en su fabricación y una alta presencia de los mismos con el tiempo degrada las cadenas celulósicas del papel y por lo tanto mantendrá su aspecto de recién impreso por menos tiempo.
  • Resilencia: Es la capacidad del papel para retornar a su forma inicial después de haber sido curvado (atravesando la mecánica de la impresora). Así a veces sacamos auténticos acordeones cuando estamos imprimiendo y esta característica se nota cuando después de imprimir 30 o 40 folios los apilamos y parece que hemos impreso la biblia en verso.
  • Restos: El proceso de corte para la obtención de la hoja de papel es muy importante, si os fijáis, normalmente la bandeja de papel de la impresora se llena de un polvillo blanco muy fino... esos restos son resultado de un mal proceso de corte del papel. Este "polvillo" se acumula en las partes mecánicas de nuestra impresora, incrementando con el tiempo los atascos de papel debido a desajustes en los engranajes.

La gama "universal de NAVIGATOR", la "presentation de Comuniqué" o la "premier de Xerox" son papeles que cumplirán estos aspectos que acabamos de comentar.

15 de mayo de 2017 por David Magallón

Deja un comentario

Nota: los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.